coaching personal y ejecutivo

Vivir en paz contigo mismo y con los demás


Deja un comentario

Cambiar Yo para que cambie el Mundo

 

El sufi Bayazid dice acerca de si mismo:

“De joven yo era un revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios: “Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo”. A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir:

“Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho”.

“Ahora, que soy un viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única 0ración es la siguiente: “Señor, dame la gracia de cambiarme a mi mismo”. Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida”.

 

Del libro “El canto del pájaro” de Anthony de Mello

 

Anuncios


Deja un comentario

La Conversación Privada (I)

 

No puede coexistir en nuestra mente un pensamiento alegre y otro triste simultáneamente.

¿Has probado cantar una canción alegre, y mientras la cantas tener un pensamiento triste o negativo?.

¡¡¡¡Prúebalo!!!

Cuando lo hayas probado contesta a esta pregunta:

¿Te imaginas que pasaría si fueras llenando tu conversación privada de pensamientos posibilistas que rechazen los pensamientos limitantes?

 

 

 


Deja un comentario

La crítica

Vivimos en un mundo de juicios, prejuicios y críticas de unos a otros. Así nos va. Compartir las distintas maneras de ver la vida nos enriquece y sociabiliza. La crítica nos aleja de los demás y es destructiva.   Hay que aprender a decir lo que pensamos, lo que sentimos, incluso nuestras reacciones corporales ante las acciones que realizan u omiten los demás, pero siempre desdel respeto al prójimo, y dejando claro que es nuestro punto de vista. Cuando nos critican, en cambio, se  emite un juicio contra nuestra identidad, y suele ser una falta de respeto hacia nuestro ser, ya que nadie es quien para opinar sobre lo que somos y sobre la bondad de nuestras intenciones.

Así que :

“Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reir”

Epictetus

 

 

 

 

 

Epictecto de Frigia